Fortalecimiento de la alianza público-privada

9 octubre, 2018 116 0 0

Patricio Donoso T._Presidente, Cámara Chilena de la Construcción


Como gremio siempre hemos promovido la alianza público-privada para llevar adelante materias que consideramos esenciales para el desarrollo del país y la calidad de vida de las personas. Es por ello que una de nuestras primeras actividades como nueva Mesa Directiva Nacional fue sostener reuniones de trabajo con los ministerios sectoriales: de Obras Públicas y de Vivienda y Urbanismo.

Con el primero de ellos abordamos temas como la puesta en marcha del Fondo de Infraestructura y la implementación de mecanismos de resolución temprana de controversias en los contratos de obras públicas. Esto porque su ausencia aumenta la conflictividad y la judicialización de tales contratos, lo que genera perjuicios tanto para las empresas contratistas como para el propio Estado.

De ahí que le hayamos reiterado al ministro Juan Andrés Fontaine la importancia de poner en marcha el programa piloto acordado al respecto –que se aplicaría en cinco contratos ya predefinidos y que está a la espera de la resolución favorable de la Contraloría General de la República– y de estudiar cambios normativos y legales para dejar a firme este avance en la institucionalidad.

Además, analizamos algunas materias de especial interés para las regiones, como el grave problema que representa la falta de infraestructura para la evacuación de aguas lluvias en las ciudades del sur del país, así como algunos atrasos en la ejecución de la cartera de proyectos y problemas de pago de obras de conservación con financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

En tanto, durante la Reunión Nacional de Vivienda (RENAV) 2018, realizada en los últimos días de agosto, nos reunimos con el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, con quien conversamos principalmente sobre los distintos programas habitacionales.

Entre estos, cobra relevancia el Programa de Integración Social y Territorial (DS 19), cuyos excelentes resultados han hecho que el Minvu evalúe incorporar 20.000 cupos adicionales. Además, la CChC, a través del Grupo de Trabajo DS 19, se comprometió a desarrollar una propuesta que permita avanzar en el perfeccionamiento de esta iniciativa, con especial foco en el diseño de medidas que ayuden a mejorar el emplazamiento de los proyectos al interior de las ciudades.

En lo que respecta a los programas para grupos vulnerables (DS 49) y para sectores emergentes y medios (DS 01), coincidimos en la necesidad de disminuir la burocracia asociada a estos instrumentos.

Y ante el desafío de un déficit habitacional que se ha mantenido relativamente estable, la concentración del allegamiento en áreas consolidadas y la demanda insatisfecha por viviendas, especialmente de personas y familias que aspiran a vivir en zonas bien localizadas y con buena infraestructura de transporte, servicios y equipamiento, se vio con el Ministerio la necesidad de diseñar un modelo que facilite el acceso a la vivienda por la vía del arriendo.

Tenemos la convicción de que solo con el aporte de los privados es posible satisfacer en oportunidad y calidad las demandas de los chilenos, especialmente de los sectores más vulnerables. Por lo mismo, nuestra disposición permanente es a trabajar con el sector público para, con el trabajo conjunto, aportar día a día al desarrollo social y económico de nuestro país.

Edición N°182, Septiembre 2018

Tags: Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Cámara Chilena de la Contrucción, cchc Categories: Opinion
Related Posts