Parque Esmeralda de Copiapó ESPACIO PARA LA INTEGRACIÓN SOCIAL

21 febrero, 2022 405 0 0

UBICADO EN EL SECTOR ALTO DE COPIAPÓ, ESTE PARQUE URBANO ES LA
CONSECUENCIA DE LA TRANSFORMACIÓN DE UN BASURAL EN UN LUGAR
PÚBLICO Y RECREATIVO DE ALTO ESTÁNDAR DE UNA HECTÁREA, CON ZONAS
DE JUEGOS PARA NIÑOS, EQUIPAMIENTO DEPORTIVO Y ÁREAS VERDES.

Por Andrés Ortiz_Fotos MINVU Atacama, CChC Copiapó


Los parques son pulmones verdes, espacios de encuentro y recreación para las ciudades. Consciente de su importancia, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), ha desarrollado el Programa Regular de Espacios Públicos, política urbana en el que estas infraestructuras cobran particular relevancia.

En ese contexto, el Minvu gestó el proyecto del Parque Esmeralda de Copiapó, ubicado en la capital de la Región de Atacama, en beneficio directo de aproximadamente 16 mil personas que viven
en el sector El Tambo y en poblaciones vecinas. Su ejecución exigió una inversión cercana a los $2.500 millones. Fue entregado al municipio de Copiapó para su mantenimiento y administración.

“Creemos que la integración social no es únicamente construir más viviendas en los mejores terrenos del país, sino que también es comprender que los espacios públicos son de todos los vecinos. El Parque Esmeralda en Copiapó es un gran ejemplo de ello, ya que permite que todas las familias se reúnan en un parque de alto estándar, con zonas de juegos para niños, equipamiento deportivo y áreas verdes”, dice el ministro de Vivienda y Urbanismo, Felipe Ward.

La obra fue inaugurada a inicios de año y se emplaza en una de las últimas urbanizaciones periféricas del costado norte Copiapó, próximo al límite con el Desierto de Atacama, en un terreno de
aproximadamente 300 metros de largo por 30 metros de ancho, que divide un sector muy poblado de El Tambo. El predio originalmente correspondía a una pequeña quebrada interior, la cual fue
rellenada con escombros por más de 40 años.

Según explica Rodrigo Werner, arquitecto coordinador del proyecto, de CAW Arquitectos, a pesar de ser una quebrada, el sitio no presenta riesgos aluvionales, por lo que es apto para urbanizar.
“Esta es una zona urbana en la que los aluviones bajan por quebradas aledañas. Sin embargo, en este sector particular de Quebrada Esmeralda no bajan aluviones, por lo que no existe este tipo de riesgo”, asegura el profesional.

La iniciativa de transformar la ex quebrada Esmeralda, que también era un foco de delincuencia y de microbasurales, en un parque urbano buscó convertir una tierra de nadie en el corazón verde de todo el sector, uniendo una extensa zona poblada que estaba dividida por esta franja de terreno baldío. “Los equipos profesionales del SERVIU se esforzaron en esquivar esas complicaciones desde el punto de vista técnico, para que esa cicatriz se transformara en el hermoso parque que hoy es”, señala el director del SERVIU Atacama, Rodrigo Maturana.

PARA TODA LA FAMILIA

Los equipamientos y obras principales del Parque Esmeralda incluyen circuitos de plazas barriales, un paseo peatonal por ambos costados a lo largo del proyecto, otro paseo interior, miradores y lugares de descanso con sombreadores a modo de pérgolas. Además, cuenta con zonas de juegos para niños, anfiteatro que aprovecha la pendiente natural del lugar; un skatepark para los jóvenes y una multicancha con tribunas. De esta manera, se articula un lugar de encuentro y de esparcimiento para toda la familia.

El arte también está presente, con la confección de un mural a lo largo de la multicancha, obra realizada por la artista regional Mirtha Colman. Fue un trabajo colaborativo con la comunidad, que
participó en la definición del diseño y los motivos que fueron incorporados. De esta manera, el mural aporta colorido y un sentido de pertenencia e identidad. “Espacios como este generan mayor cohesión social y hacen de las áreas comunes entornos que de alguna manera resignifican la vida de las personas. Esto es lo que nosotros como Cámara Chilena de la Construcción llamamos infraestructura social, que se debe desarrollar con y para la comunidad”, enfatiza Guillermo Ramírez, presidente de la CChC Copiapó.

La construcción de este nuevo parque, a cargo de la empresa Agza, también consideró iluminación peatonal en sectores de permanencia y recorrido, riego tecnificado y la implementación de paisajismo en las áreas que rodean las zonas programáticas y recorridos. “Este parque se conceptualizó como una forma de mejorar la calidad de vida del sector, incorporándolo como un lugar de
convergencia para las familias que colindan con él”, explica Antonio Alzamora, socio fundador y gerente de Operaciones de Agza.

El paisajismo cobra relevancia en el proyecto, sobre todo por el ambiente árido del lugar. Esto exigió matizar las zonas asfaltadas con áreas verdes, con árboles nativos de bajo requerimiento hídrico como algarrobos, chañares y pimientos. Las especies vegetales se alternan con pérgolas de gran tamaño, encargadas de otorgar sombra e invitar a una pausa en el recorrido, y con superficies de materiales pétreos de distintos colores, así como grandes rocas extraídas de entre los escombros, como testigos de la historia del lugar.

“Es un espacio público de alto estándar y emblemático para los sectores altos de Copiapó. Nos parece importante y fundamental, no solo para seguir haciendo ciudad, sino por el impacto que un lugar de este tipo tiene en la calidad de vida de las personas”, comenta Guillermo Ramírez.

OASIS URBANO

El objetivo del diseño fue generar un oasis urbano: un lugar verde en el desierto. “En ese contexto, nos preguntamos: ¿Cómo generar la mayor cantidad de percepción de verde con la menor superficie existente? Como punta de lanza para el diseño, observamos no solo el terreno del parque, sino también las viviendas y pasajes aledaños donde viven los vecinos. Nos dimos cuenta de que numerosas calles rematan en el parque y ubicamos estratégicamente bosquetes en las intersecciones visuales de los pasajes con el parque. De esta manera, cada vecino, al salir de su casa, obtiene como remate visual un área vegetada en vez de lo que era una ruma de escombros, contribuyendo a mejorar su calidad de vida”, describe Rodrigo Werner sobre el diseño arquitectónico del Parque Esmeralda.

La construcción de este proyecto no estuvo exento de dificultades. Una de ellas fue el complejo terreno de emplazamiento, con rellenos irregulares de escombros y una pronunciada pendiente, factores que exigieron adecuaciones del diseño y de la ejecución. “El proyecto en su planimetría y topografía era difícil de cumplir. Las exigencias que demandaba en cuanto a cotas de terrazas y pendientes de pasillos peatonales obligaban al reestudio y modificaciones de ciertos sectores del proyecto, con la finalidad de que estos espacios cumplieran con la norma”, explica el socio de Agza. Debido a ello, el Parque Esmeralda se construyó de forma aterrazada, manteniendo las pendientes correspondientes a la calle aledaña al proyecto, de tal forma de no impactar el acceso al parque desde las calles o pasajes.

 

EL PREDIO donde se emplaza
el parque originalmente correspondía a una pequeña
quebrada interior, que fue rellenada con escombros
por más de 40 años.

 

Las obras enfrentaron el problema de expropiaciones de las casas contiguas, que entre otros impactos determinó el retraso del avance de las faenas. “En el inicio del proyecto nos encontramos
con muchas propiedades colindantes al parque, cuyos patios estaban dentro del área de intervención. Nos demoramos ocho meses en solucionar la expropiación, lo que obligó a dejar sectores sin intervenir y obligando también a cambiar la programación de obras”, recuerda Antonio Alzamora.

Así también, los atrasos en las modificaciones de los cambios de redes de servicio, como luz, agua y telefonía, el impacto del estallido social y la pandemia fueron circunstancias que hicieron compleja la entrega final. Los trabajos efectuados por Agza comenzaron el 28 enero de 2019 y concluyeron el 15 de diciembre de 2020, en cuyo periodo se generaron aproximadamente 100 empleos.

El seremi del Minvu Atacama, Pedro Ríos, espera que la comunidad que frecuenta el Parque Esmeralda lo disfrute y proteja: “Los llamo a cuidar este parque, sus juegos, a tener conciencia que no es propiedad del Gobierno ni del municipio. Este hermoso espacio público es de la comunidad, es una extensión de su casa donde podrán realizar actividades al aire libre, pasear a sus hijos, jugar, descansar y participar de actividades culturales”.


FICHA TÉCNICA

NOMBRE DEL PROYECTO: Construcción Parque
Esmeralda de Copiapó.
UBICACIÓN: Sector El Tambo, en la zona
nororiente de la comuna.
MANDANTE: Minvu.
INVERSIÓN: $2.441.546.077.
CONSTRUCCIÓN: Agza.
ARQUITECTURA Y PAISAJISMO: CAW
Arquitectos.
SUPERFICIE CONSTRUIDA: 10.500 m2.
INICIO Y TÉRMINO DE CONSTRUCCIÓN:
28-1-2019 / 15-12-2020.

 

Tags: cchc, Parque Esmeralda de Copiapó Categories: Grandes Obras
Related Posts