cchc

Grupo Concreta: Soluciones innovadoras en viviendas sociales

25 septiembre, 2017 1681 0 3

 Durante más de tres décadas, el grupo Concreta se ha destacado por la realización de proyectos habitacionales para personas con escasos recursos, sin dejar de lado la ejecución de obras inmobiliarias más complejas. Su trabajo se ha basado en la entrega de productos de calidad con una alta vocación hacia la satisfacción del cliente.

Por Jorge Velasco Cruz_Fotos Vivi Peláez


En más de 30 años de experiencia, el Grupo Concreta ha consolidado una gestión de calidad certificada y un servicio de excelencia en la construcción de soluciones sociales, casas, departamentos, infraestructura pública y obras de vialidad. Fundado en 1982, hoy construye unas 2.000 viviendas al año y tiene tres áreas de trabajo bien determinadas: una constructora, una inmobiliaria para viviendas con subsidio y otra para realizar proyectos de casas y departamentos de hasta UF 4.500.

La empresa nació como una constructora de la mano de los ingenieros civiles Rodrigo Donoso y Guillermo Larraín, quienes eran amigos desde que cursaron Ingeniería Civil en la Pontificia Universidad Católica. En un comienzo complementaron este emprendimiento con trabajos más estables en otras empresas. “Teníamos muy claro que no íbamos a permanecer como empleados, sino que emprenderíamos porque teníamos esa vocación”, recuerda Guillermo Larraín.

Empezaron a salir adelante en pleno periodo de crisis económica gracias al apoyo de algunos familiares y colaboradores, como Hugo Donoso (padre de Rodrigo) y Juan Enrique Zegers, quienes también pasaron a formar parte de la sociedad como inversionistas. Estuvieron cerca de un año estudiando propuestas hasta que se adjudicaron una del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) de la Región Metropolitana que se realizaría en La Cisterna: fueron 102 soluciones habitacionales en la Población Inés de Suárez. Otra de las iniciativas que levantaron por aquella época fue la construcción de 50 viviendas para los trabajadores de la Sociedad Agrícola La Rosa Sofruco en Las Cabras, Región de O’Higgins. Desde aquel momento, la impronta social de sus proyectos ha sido una de las características más fuertes del grupo empresarial.

En 1985, el ingeniero comercial Andrés Alemparte fue invitado a formar parte de la sociedad. Trabajaba en el sector bancario, por lo cual conocía muy bien esta importante área para el funcionamiento de la construcción.

Al mismo tiempo, la constructora comenzó a realizar algunas obras de vialidad  y a incursionar en la edificación de clínicas privadas, pero el enfoque hacia este tipo de proyectos duró pocos años. “Cuando uno comienza no desprecia ningún trabajo, pero después se empieza a especializar donde tiene más aptitudes y competencias. Finalmente, nos concentramos en la vivienda, principalmente construyendo para terceros como el Serviu y cooperativas como Conavicoop, con un importante trabajo también en regiones”, comenta Rodrigo Donoso.

SERVICIO INTEGRAL

A mediados de los años 90, Concreta comenzó a trabajar en proyectos inmobiliarios privados en sociedad con otras compañías. Sin embargo, las iniciativas sociales nunca quedaron de lado y la empresa reenfocó este negocio hacia un servicio integral.

“Ser una inmobiliaria social nació producto de que las políticas gubernamentales cambiaron. A raíz de la Ley de Calidad de la Vivienda, el Serviu empezó a tener demandas por la calidad de las construcciones. Por eso traspasó toda la responsabilidad al sector privado y hoy el Serviu se dedica a entregar subsidios habitacionales y dar recursos a la gente que no los tiene. Nosotros nos organizamos de acuerdo a ese cambio y realizamos la gestión completa de los proyectos”, explica Andrés Alemparte.

Con el tiempo el Grupo Concreta ha quedado estructurado en tres empresas diferentes –constructora, inmobiliaria social, inmobiliaria tradicional- en las cuales Donoso, Larraín y Alemparte son los socios principales, pero en las que se suman otros según la especialidad de cada una. Luis Bravo aporta su experiencia en ejecución de obras y Enrique Pavez, en la organización de la demanda social.

CALIDAD  Y SEGURIDAD

En Concreta la innovación ha sido clave. “Hemos optado por hacer toda la obra gruesa en hormigón armado, donde contamos con buenos sistemas de moldaje de aluminio y hormigonado. De esta manera contenemos los costos y obtenemos una obra gruesa limpia, sin estucos, que prácticamente es la obra terminada”, explica Guillermo Larraín.

A ello se suma una optimización de la gestión gracias a la formación de dos unidades autónomas. Una es la de moldaje y hormigón, que entrega la obra gruesa terminada. Otra es la de urbanizaciones, que permite obtener procesos constructivos estandarizados para que las certificaciones de los servicios de alcantarillado, agua potable y pavimentación se realicen con costos y tiempos adecuados.

Otro foco importante es la calidad de los proyectos, para lo cual ha conformado un Comité de Calidad que se preocupa de llevar el control y seguimiento de las obras desde la ejecución hasta la postventa de las viviendas. Gracias a ello el 65% de las casas y departamentos entregados no tienen reclamos.

La seguridad también es un aspecto esencial en la labor de Concreta y es el primer tema que se trata en las reuniones de Directorio. “Los socios estamos directamente involucrados en el lanzamiento y aplicación de las políticas de seguridad y en vincular atodalagente en esta materia”, asegura Rodrigo Donoso.

Actualmente, Concreta está trabajando en diez proyectos simultáneamente, ubicados entre las regiones Metropolitana, de Valparaíso y del Libertador Bernardo O’Higgins. Entre ellos destacan los de casas en Valle La Reserva en Isla de Maipo y Valle Tranquilo en Buin, entre otros. Además, ha incorporado socios minoritarios más jóvenes con el fin de proyectar las empresas del grupo más allá de sus socios fundadores.

 

Edición N°171, Septiembre 2017

Tags: cchc, concreta, grupo, grupo concreta Categories: Empresas con Historia
Related Posts