Teatro Galia de Lanco EL AVE FÉNIX DE LA CULTURA SUREÑA

21 marzo, 2022 268 0 0

El antiguo cinematógrafo lanquino estaba cerrado, pero un proyecto de
restauración permitió rehabilitarlo como un centro cultural. Ahora, este
Monumento Nacional cuenta con nuevas instalaciones y espacios para las artes,
los que podrán conocerse mediante visitas guiadas para la comunidad.

Por Andrés Ortiz_Fotos MOP, Kalam.


Fuerte como un roble, la madera con que se construyó y que se conservó en su restauración, el Teatro Galia ha permanecido erguido frente a la Plaza de Armas de Lanco desde su estreno en 1945. Pero los años, la humedad y los sismos le pasaron la cuenta al inmueble, que tras el terremoto de 2010 bajó el telón y cerró sus puertas por su débil estado estructural.

La Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) ejecutó las obras de restauración y puesta en valor de este recinto, proyecto patrimonial financiado por el Gobierno Regional de Los Ríos con una inversión de $2.196 millones. La iniciativa permitió el mejoramiento integral de su estructura, terminaciones y ornamentación, junto con la adecuación de sus espacios y su
capacidad para promover las culturas y las artes en beneficio de la comunidad de Lanco y de la Región de Los Ríos.

Un total de 947 m2 fue la superficie intervenida en estos trabajos. Además del mejoramiento del edificio de dos pisos, las obras incluyeron la intervención paisajística de un terreno lateral, para transformarlo en paseo peatonal y permitir el desarrollo al aire libre de eventos o exposiciones, y la construcción de un volumen menor para camarines, bodegas, baños y salas técnicas.

“Su restauración es un gran impacto turístico y cultural para Lanco. Para la región es un gran hito, porque es uno de los pocos teatros de madera que aún están en pie, que nos recuerdan el esplendor de los inicios de las ciudades que conforman la Región de Los Ríos”, comenta el presidente interino de la CChC Valdivia, Fernando Vásquez.

“Contar con un Monumento Nacional restaurado significa una conexión muy especial entre el pasado y el presente, al ser una construcción realizada en la década del cuarenta, lo que genera que la comunidad se sienta partícipe del cuidado del edificio patrimonial. También se abren oportunidades en el ámbito cultural, porque el teatro actualmente cuenta con implementación de alta calidad que permite cumplir con los requerimientos técnicos para diversas expresiones artísticas”, comenta el alcalde de Lanco, Juan Rocha.

UN CLÁSICO RENOVADO

El propósito de la restauración fue generar un centro cultural con equipamiento técnico acorde con las actuales exigencias para el desarrollo de expresiones artísticas, junto con la preservación original del clásico inmueble, dada su condición patrimonial.

La sala de proyección del antiguo cinematógrafo redujo su aforo a 241 butacas, para habilitar en el primer piso una cafetería, un taller multiuso y dependencias administrativas. Mención especial tiene la recuperación de las pinturas murales originales, ubicadas en los costados del escenario, principal ornamentación artística del inmueble. En tanto, en el segundo piso se retiraron las butacas para dar espacio a cuatro salas para talleres, una sala de sonido y otra de proyección.

Respecto de las obras de rehabilitación, el daño acumulativo que tenía la madera estructural del inmueble exigió un trabajo mayor para salvarlo. “Los mayores daños se concentraban en los pies derechos insertos en el terreno, por efecto de la humedad, el ataque de insectos xilófagos, así como desgastes y deformaciones habituales en piezas de mayor exposición y/o longitud. Para los
injertos y reintegración material, se utilizó madera de roble de la zona”, explica Javier Latorre, gerente general de Constructora Kalam, sobre la ejecución del proyecto.

Los trabajos, agrega el ejecutivo, supusieron el desarme casi completo del teatro y la restauración de todos los elementos constructivos recuperables, así como la normalización y renovación de las instalaciones.

HISTORIA QUE REVIVE

Junto con rehabilitar este edificio para las nuevas generaciones, los trabajos efectuados sirven para volver la mirada a la historia del Teatro Galia y la ciudad de Lanco.

Fundada en 1917 en plena zona maderera de la Región de Los Ríos, Lanco era un paso obligado del comercio bilateral entre San Martín de los Andes, en Argentina, y Valdivia. En los años treinta arribó el inmigrante francés Felipe Barthou, quien aportó el primer plano urbano de Lanco e impulsó el desarrollo de un cinematógrafo para el pueblo. Así, el Teatro Galia de Lanco abrió sus puertas en 1945 con capacidad para 500 espectadores.

Durante el siglo XX fue un importante centro social y cultural, pues además de cine fue escenario para diversas expresiones artísticas. “Al conversar con adultos mayores de la comuna, queda de manifiesto que el Teatro Galia fue y seguirá siendo un punto de encuentro para las familias en torno al arte. Muchos matrimonios se iniciaron viendo una película en nuestro teatro”, recuerda el alcalde Juan Rocha.

El diseño del Teatro Galia destaca por su formato que asemeja a un galpón, con elementos del Art Déco para puertas y ventanas en su fachada. Como muchos inmuebles del sur, fue levantado con maderas nativas y siguió el sistema constructivo de balloon frame, empleado en aquellos años en Estados Unidos en virtud a sus bajos costos y tiempos de edificación, en base a piezas dimensionadas de madera.

En la nueva etapa del teatro, el municipio ha realizado algunas actividades y talleres artísticos, de acuerdo al aforo que exige la normativa sanitaria. “Nos encontramos rediseñando la programación del espacio para los próximos meses. Además, contemplamos realizar visitas guiadas para acercar el teatro a la comunidad”, dice el edil Juan Rocha.

Tags: cchc, cchc valdivia, Cultura sureña, Teatro Galia de Lanco Categories: Patrimonial
Related Posts