Trenes de cercanía: Vías que mejoran la calidad de vida

30 enero, 2018 1987 0 1

Con las exitosas puestas en marcha de la Línea 6 del Metro y del Metrotren Nos, las expectativas por la materialización de nuevos proyectos ferroviarios son altas. Iniciativas como el Melitren a Melipilla, el servicio de trenes entre Santiago y Batuco, el anuncio de los estudios para la extensión de Metro Valparaíso hacia La Calera o la Línea 7 del subterráneo de Santiago apuntan a posicionar al transporte sobre rieles como una importante solución para el desplazamiento urbano de corta y mediana distancia.

Por Nicholas Townsend _Fotos Vivi Peláez


Muchos años atrás, en las décadas del ‘70 y del ‘80, una persona podía tomar un tren en Arica y bajarse en Puerto Montt. Hoy el escenario es muy distinto, pero la relevancia del transporte ferroviario en Chile ha ido aumentando paulatinamente. A diferencia de la conectividad ofrecida para tramos largos, los trenes de cercanía juegan un rol
cada vez más importante en la calidad de vida de las personas.

Para ello, la interconexión de los distintos sistemas de transporte ha sido clave. Un ejemplo es lo que ocurre con el servicio MetroTren Nos, que comenzó a operar en marzo de 2017 y es uno de los proyectos más grandes e importantes que ha desarrollado la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) en los últimos diez años. Hoy forma parte del Sistema Integrado de Transporte Público de Santiago junto con el Metro y el Transantiago, gracias a conexiones en las estaciones Alameda y, próximamente, Lo Valledor.

“Lo que ha logrado como experiencia real este servicio es que ha reducido el tiempo promedio de viaje de las personas que vivían en la zona de San Bernardo-Nos en más de 30 minutos. Esto genera mayor equidad laboral, ya que antes había gente que se veía imposibilitada de trabajar en Santiago Centro y Providencia”, destaca Jorge Dublé Barahona, gerente general de Icil Icafal S.A., empresa ferroviaria del grupo Icafal, con más de 35 años de experiencia en ingeniería, construcción y mantención de vías férreas. De esta manera, hoy MetroTren Nos transporta más de 50.000 pasajeros diarios, superando los pronósticos de diseño.

Basándose en ejemplos como este, proyectos como el Melitren entre Alameda y Melipilla, el servicio de trenes entre Santiago y Batuco, el anuncio de los estudios para la extensión de Metro Valparaíso hacia La Calera y la futura Línea 7 del Metro adquieren una especial relevancia.

MELIPILLA Y BATUCO

¿Cuáles son los factores que determinan la realización de unos proyectos por sobre otros? Tener una masa crítica de
usuarios suficiente es uno de ellos. Un ejemplo es el Melitren, que propone cubrir en 46 minutos los 61 kilómetros del trayecto Santiago-Melipilla. La obra se emplazará en la Región Metropolitana, en localidades con una importante concentración de habitantes como las comunas de Estación Central, Cerrillos, Maipú, Padre Hurtado, Peñaflor, Talagante, El Monte y Melipilla.

El proyecto considera la habilitación del transporte ferroviario de pasajeros, dentro de la faja que dispone EFE y que actualmente permite el servicio de carga.  Para su desarrollo se considera la implantación de dos nuevas vías férreas electrificadas entre Alameda (Estación Central) y Malloco, y una entre Malloco y Melipilla.

La iniciativa estipula la construcción de once nuevas estaciones (además de la actual estación terminal de Alameda)
para el embarque y desembarque de pasajeros, 20 cruces vehiculares y 43 pasos peatonales desnivelados, respectivamente. A ellos se suman diez pasos para vehículos y sus intersecciones asociadas para el uso de personas. El proyecto presentó su Estudio de Impacto Ambiental el 24 de diciembre de 2015 y seguía en proceso de calificación al cierre de esta edición.

Otro de los factores a tener en cuenta es la factibilidad técnica. Como los costos de inversión de un proyecto de estas
características son bastante altos (el Melitren costaría US$ 1.100 millones), muchas veces se busca aprovechar la estructura existente.

Es lo que sucede con el Melitren y con el tren a Batuco. Este último, impulsado por EFE y el Gobierno Regional Metropolitano, considera siete estaciones. Con un trazado de 27 kilómetros, pasará por Batuco, Colina, Valle Grande, Las Industrias, Quilicura, Renca y Quinta Normal.

Esta obra buscará disminuir los cerca de 80 minutos que demoran los viajes en bus a tan solo 23 y se encuentra en etapa de consulta ciudadana.

LOS PROYECTOS DE MERVAL

Otro caso de trenes de cercanía es el anuncio de los estudios para la extensión del Metro Regional de Valparaíso (Merval) desde el actual terminal de Limache a Quillota y La Calera. Presentado por la Presidenta Michelle Bachelet el 1 de junio durante su última Cuenta Pública, es un proyecto que ha sido esperado durante años por los habitantes de la Provincia de Quillota. La obra se encuentra incluida dentro del Plan Trienal de EFE 2017-2019.

“Este tan anhelado anuncio nos llena de alegría, ya que nos envía una señal en el sentido de que a Metro Valparaíso también se le comienza a dar la importancia que se merece”, expresó en aquella oportunidad el presidente del directorio de Metro Valparaíso, Germán Correa, asegurando que el proyecto tardaría al menos cuatro años en concretarse.

El Melitren propone cubrir en 46 minutos los 61 kilómetros del trayecto Santiago-Melipilla. Se construirían once nuevas estaciones para el embarque y desembarque de pasajeros, 20 cruces vehiculares y 43 pasos peatonales desnivelados, entre otras obras.

Los estudios de ingeniería básica y de detalle que anunció Bachelet tendrían un costo cercano a los US$ 7,5 millones y tomarían alrededor de dos años. Previo a este compromiso de la Presidenta ya se habían realizado algunos análisis preliminares, los que determinaron que la concreción de este proyecto incorporaría a la red del Merval 14 millones de pasajeros que disminuirían sus viajes en hasta 80 minutos. También habría estimado un costo total del proyecto, incluyendo las estaciones nuevas y las obras viales necesarias, que ascendería a cerca de US$ 400 millones, cifra que este nuevo estudio debería confirmar.

A pesar de este interesante futuro, la concreción de proyectos de más largo alcance en el país –como el de Santiago a Valparaíso- se ve difícil por el momento. “Hoy en Chile, la carga que se mueve en tren en el Sur no supera el 4% y a nivel nacional movemos entre el 7% y 8% en ferrocarril. En Estados Unidos, en tanto, se traslada el 45% en tren, mientras que en Europa la cifra llega a alrededor del 20%. Si bien en Chile no hay mucha gente, sí hay carga que transportar. Entonces, si se realiza una mayor inversión en trenes para que la trasladen, lo que ocurriría es que, al tener las vías construidas, podríamos mover también más pasajeros”, analiza Jorge Dublé.

De esta manera, a la experiencia de viajar en trenes de cercanía se sumaría aquella de transportarse, como se hacía décadas atrás, en recorridos de largas distancias.

LÍNEA 7 DEL METRO

Junto con la ampliación del Merval, el 1 de junio la Presidenta Bachelet anunció la construcción de la nueva Línea 7 del Metro entre Renca y Vitacura. Con un trazado de 24,8 kilómetros, irá de oriente a poniente en forma paralela a la actual Línea 1, por el costado sur del Río Mapocho.

Con 21 estaciones, esta obra conectará estas dos comunas en solo 30 minutos. Se trata de un nuevo trazado que tendrá un costo aproximado de US$ 2.528 millones y que significará la reducción de tiempo en cerca de un 67%. Su construcción estaría concluida el año 2025.

Edición N°175, Enero 2018

Tags: Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Cámara Chilena de la Contrucción, cchc, construccion, infraestructura, Línea 6 del Metro, Melitren, Metrotren Nos, trenes Categories: Grandes Proyectos
Related Posts