Jorge Mas Figueroa: “La CChC debe capitalizar las instancias internacionales en las que participa”

5 marzo, 2019 133 0 0

Jorge Mas fue el primer chileno en presidir la Confederation of International Contractors Associations (CICA). En los dos años que duró su gestión, no solo ayudó a resolver las problemáticas globales que enfrenta este rubro, sino que empujó a la CChC a ser una de las instituciones gremiales líderes de la construcción en el mundo.

Por Jorge Velasco Cruz


En diciembre de 2018, Jorge Mas Figueroa culminó su período como presidente de la Confederation of International Contractors Associations o Confederación Internacional de la Industria de la Construcción (CICA, por sus siglas en inglés). Dejó su cargo en manos de Emre Aykar, empresario de la construcción de una empresa turca, y pasó a ocupar el de past president en la nueva Mesa Directiva de seis miembros que encabezará esta institución hasta fines de 2020.

“Quiero agradecer la confianza y el apoyo de todos ustedes durante estos dos años. Asimismo, deseo agradecer también a la Cámara Chilena de la Construcción y a su anterior presidente, Sergio Torretti, quien no dudó en brindarme toda su colaboración”, dijo en su discurso de despedida.

A finales de 2016, ya como past presidente de la CChC, Mas se alzaba como el primer chileno en encabezar este organismo que cuenta con más de 40 años de historia. Su nombre había sido seleccionado en representación de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), integrada por 18 cámaras de América Latina y de la cual la CChC es miembro. Dirigiría la organización mundial de los constructores entre 2016 y 2018, en una función que la FIIC alterna con la European Construction Industry Federation (FIEC), compuesta por 28 delegaciones europeas.

“Es un honor y una responsabilidad liderar a CICA y a las federaciones y asociaciones que representa y de poder contribuir a la calidad de vida de los habitantes del mundo, a través del desarrollo de la infraestructura, las viviendas y la construcción”, decía Jorge Mas en su carta de bienvenida.

Sus labores como presidente de CICA se basaron, principalmente, en su participación en las dos asambleas generales que la institución realiza anualmente, en las dos asambleas anuales que efectúa cada uno de sus miembros (la FIIC y la FIEC), además de foros y reuniones que llevan a cabo diversos organismos internacionales (stakeholders) y los seis grupos de trabajo de CICA (ver recuadro).

Apoyo de la CChC

Al asumir su cargo, Jorge Mas tenía varias tareas por delante, como fomentar la relación con las instituciones multilaterales de carácter bancario, financiero y gubernamentales, plasmar la posición de los constructores en relación con diversos temas vinculados al rubro y mejorar la representatividad del organismo que empezaba a presidir.

Por eso, durante su mandato, CICA sumó a Corea del Sur como país asociado (una categoría en la que ya estaban Japón y Canadá) e inició el proceso para incorporar a Singapur. A su vez, en Europa integró a Bulgaria y en Oceanía está en curso la adhesión de Australia. Se agregó, asimismo, a la Cámara Chilena de la Construcción como supporting member (además de ser integrante de FIIC), que le permite tener voz en las distintas instancias de reunión e integrarse en los grupos de trabajo.

El ahora past president de CICA reconoce que no podría haber realizado todo esto sin el apoyo gremial desde Chile. “La CChC jugó un rol muy importante. La única manera de que esto haya sido factible era con un gran respaldo institucional, organizacional y presupuestario. Los temas de soporte a diversas misiones, asistencia a seminarios, preparación de las asambleas y de las reuniones no hubieran sido posibles sin este apoyo de la CChC”, afirma.

Luego de estos dos años, ¿cuál es el posicionamiento de la CChC en CICA?

Se produce un posicionamiento natural, ya que mi base de trabajo era en la Cámara Chilena de la Construcción. Por lo tanto, el conocimiento de nuestra institución gremial en el sector construcción a nivel global ahora es bastante más amplio.

Hoy la CChC está trabajando en CICA de manera mucho más activa. Además de Carlos Bascou, consejero de la CChC, que es el presidente del grupo de Construcción Sustentable, están Alex Wagemann, también consejero de la CChC, desempeñándose como presidente del grupo de Contratos de Construcción y Sergio Torretti –past presidente de la CChC- liderando un grupo para desarrollar una política de anticorrupción e integridad, en el cual la Cámara está aportando con su experiencia y que se va a presentar en la próxima Asamblea General de CICA en Seúl, en abril de 2019. En todos ellos juega un rol activo Javiera Escobar como ejecutiva de Coordinación por parte de la Cámara. Finalmente, en el grupo de Construcción 4.0 están participando activamente la CDT y la CChC por medio de Asuntos Internacionales.

¿Cuál es la importancia que ha tenido su labor en CICA para la CChC?

Hemos permeado los position papers –documentos que establecen la opinión de CICA sobre temas que aborda cada grupo de trabajo- hacia la CChC. Se trata de documentos que nos preocupamos de traducir al español, pues todos se elaboran en inglés, que es el idioma oficial, para compartirlos con la FIIC y con los socios de la CChC. Además, gracias a estas instancias, hay temas de futuro como Construcción Sustentable y Construcción 4.0, que poco a poco se han ido acercando a los miembros del gremio.

¿Cómo ve a la CChC en relación con otros organismos gremiales de la construcción en el mundo?

Luego de conocer varias cámaras constructoras del mundo, una de las más desarrolladas gremialmente es la CChC. Se destaca en aspectos como el profesional, el organizacional y el compromiso de todas sus partes. Esta vinculación con CICA le permite tomar aún más la delantera, gracias a la experiencia internacional que le aporta.

¿Qué temáticas están sucediendo fuera en el mundo y en qué se diferencia con lo que ocurre con la construcción en Chile?

En algunos lugares del mundo, como en Europa, ciertos temas fueron vividos y solucionados, en cierta medida, tiempo atrás. Entonces, hay que tomar esa experiencia y capitalizarla, de manera que cuando lleguen mayores exigencias estemos preparados. Por ejemplo, en el tema de la Construcción 4.0, que implica la cuarta revolución industrial, el uso de celulares y sensores en la construcción, aquí en Chile estamos tomando consciencia de que hay que hacerlo porque se trata de algo que viene, pero los europeos y algunos países asiáticos comenzaron a implementarla hace más de tres años. Y si vemos la Construcción Sustentable, algunos socios de la CChC en Chile lo ven como algo que encarece los costos, pero que en el mundo desarrollado ya saben que hay que implementarlo, ya que es una inversión rentable a largo plazo. Hay otros aspectos, como el de las Concesiones, en los cuales Chile sí está bastante desarrollado, aunque requiere de un impulso aún mucho mayor.

¿Cuáles son los principales desafíos para la construcción, tanto en Chile como a nivel global?

En Chile hay una necesidad de inversión en infraestructura a diez años de más de US$ 174.000 millones. Hay que realizarla y los recursos son escasos, por eso se debe buscar cómo hacerlo para que se materialice. La solución son las concesiones y debemos convencer de ello a sus detractores. No es un tema político, sino que se trata de una brecha que hay que resolver.

El otro punto son los cuellos de botella. En Chile, al igual que en la mayoría de los países, no hay una cartera de proyectos evaluados en forma bancarizable. Entonces, si se tuvieran las fuentes de financiamiento para ejecutarlos, como de hecho existen, en realidad no estarían disponibles para ejecutarse. ¿Por qué se produce esto? Porque los ciclos políticos son, por lo general, de cuatro o cinco años y el de las obras es mucho más largo y abarca de cuatro a cinco gobiernos.

¿Qué conclusiones extrae de este período al frente de CICA?

Es importante que la CChC capitalice bien las instancias internacionales en las que participa. Para eso hay que ser perseverante y participar activamente. Se abrió una ventana y hay que aprovecharla, metiéndose más en los temas y traspasando la información disponible a los socios. La experiencia en CICA permite realizar actividades con una mirada de mediano y largo plazo, en contraste con las actividades a nivel local, donde la contingencia absorbe una parte importante del tiempo.


CICA

La Confederation of International Contractors Associations (CICA) es una entidad gremial fundada en Japón en 1974, con el objeto de servir, promover y resaltar la imagen de la industria de la construcción alrededor del mundo, mediante el desarrollo de políticas públicas que contribuyan en esta misma dirección. A través de sus asociados, reúne aproximadamente al 18% de la población mundial, el 40% del PIB del mundo y el 57% del PIB de la construcción del planeta. “CICA busca reducir la brecha de infraestructura, fortaleciendo el desarrollo de los países y mejorando la calidad de vida de las personas en temas como transporte, energía, agua, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones”, detalla Jorge Mas.

Esta institución fomenta el intercambio de experiencias, información y conocimiento técnico entre sus asociados, promueve la inversión en ingeniería y construcción, y contribuye a la elaboración e implementación de políticas relacionadas con provisión, infraestructura, corrupción e integridad. “Representa y habla en nombre de la industria de la construcción en relación con materias técnicas, legales y políticas de interés internacional. Provee también de un foro de cooperación e interacción entre los miembros e instituciones asociadas”, agrega el past president de CICA y consejero permanente de la CChC.

A su vez, CICA se desempeña como contraparte de instituciones financieras internacionales como el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), el EBRD (European Bank for Reconstruction and Development) y el Banco Mundial, entre otras, y de organismos multilaterales como Naciones Unidas, OCDE y la OEA. Participa también de instancias internacionales como el B20 (Business 20), que refleja la voz del sector privado del G20 (foro anual que junta a los 20 países más influyentes del mundo, además de otros estados e invitados y organizaciones internacionales), cuya última edición se llevó a cabo el 4 y 5 de octubre en Buenos Aires y donde Jorge Mas expuso ante la asamblea en nombre de CICA y se reunió con el presidente de Argentina, Mauricio Macri.

Nuevos Grupos de Trabajo

Históricamente, CICA había desarrollado sus labores a través de cuatro grupos de trabajo: Alianzas Público-Privadas, Financiamiento de Infraestructura de Largo Plazo, Relación con Bancos Multilaterales y Proyectos y Contratos Bien Preparados. Pero junto con la llegada de Jorge Mas a la presidencia, debutaban otros dos nuevos: Construcción Sustentable y Medianas Empresas para el Desarrollo de la Infraestructura, a los que se sumarían dos más al finalizar su período.

¿En qué consisten las tareas de cada uno de ellos?

El presidente del grupo de Construcción Sustentable es Carlos Bascou, consejero de la CChC. Su labor busca optimizar aspectos como el uso de recursos materiales y la eficiencia energética y agua. Está basado en los principios y normas de la Global Alliance for Buildings and Construction (GABC), un organismo autónomo, privado y multilateral de Naciones Unidas del cual CICA forma parte. Este trabaja para lograr uno de los objetivos del Acuerdo de París de 2015, que consiste en que el calentamiento global no supere los 2ºC. La industria de la construcción es una de las más contaminantes del planeta, considerando toda su cadena de proveedores asociada, y estamos buscando que reduzca estos índices.

A su vez, el grupo de Medianas Empresas para el Desarrollo de la Infraestructura –encabezado por José Carlos Martins, de Brasil- consiste en cómo abrir el mercado de la infraestructura y los procesos de llamados a propuestas, donde hoy en día participan principalmente grandes empresas globales, a otras de menor tamaño.

¿Se formaron nuevos grupos en estos dos años?

Fueron dos. El de Contratos de Construcción se formó en la última Asamblea General de CICA, realizada en noviembre, y vela por los temas relacionados con los modelos de contratos, liderado por Alex Wagemann. La FIDIC (International Federation of Consulting Engineers) realiza los modelos de contratación de grandes proyectos de infraestructura en el mundo y este equipo es su contraparte en CICA. Otro grupo de trabajo es el de Construcción 4.0, que lo preside el francés Jean Louis Marchand, y que tiene que ver con todo lo relacionado con la aplicación de la informática a esta industria.

“Gracias a instancias de CICA, hay temas de futuro como Construcción Sustentable y Construcción 4.0, que poco a poco se han ido acercando a los miembros de la CChC”.

“La experiencia en CICA permite realizar actividades con una mirada de mediano y largo plazo, en contraste con las actividades a nivel local, donde la contingencia come el 90% del tiempo”.

 “En Chile hay una necesidad de inversión en infraestructura a diez años de más de US$ 174.000 millones. Hay que realizarla y los recursos son escasos, por eso se debe buscar cómo hacerlo para que se materialice. La solución son las concesiones”.

 

Edición N°186, Enero 2019

Tags: Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Cámara Chilena de la Contrucción, cchc, construccion, infraestructura, Jorge Mas Figueroa Categories: Entrevista
Related Posts