Nuevo Hospital de Cochrane SALUD EFICIENTE PARA LA PATAGONIA

17 mayo, 2021 608 0 0

SU SENCILLO DISEÑO ESTÁ DEFINIDO POR SU FACHADA NORTE, COMPUESTA POR
MURO TROMBE NEGRO QUE ACTÚA COMO UN SISTEMA PASIVO DE CALEFACCIÓN
SOLAR, Y TAMBIÉN POR LA AMBIENTACIÓN INTERIOR QUE EVOCA A LOS HIELOS
PATAGÓNICOS Y AL RÍO BAKER.
Por Andrés Ortiz_Fotos gentileza SWARQ y Servicio de Salud Aysén.


Un recinto de solo un nivel, pero recono-cible por sus vistosos colores rojo y negro, incluso en días de copiosa nieve, es el nuevo Hospital de Cochrane. El anterior sanatorio de esta comuna austral de complejo acceso, ubicada a 360 kilómetros desde Coyhaique, databa de 1982, por lo que el incremento en la demanda asistencial y los nuevos reque-rimientos de salud exigían la construcción de un nuevo recinto hospitalario. El resulta-do es un hospital de baja complejidad con enfoque en salud familiar.

Su atención abarca a toda la población de la Provincia de Capitán Prat, que incluye las comunas de Cochrane, Tortel y Villa O’Hig-gins, proyectando su área de influencia a las localidades de Puerto Guadal y Puerto Ber-trand de la comuna de Chile Chico, por lo que sus beneficiarios alcanzan las 5.600 personas.

“Esta obra responde a un sueño que está ad Portas de hacerse realidad. Fortalecerá y dotará de equipamiento a la Red de Salud de Aysén en tiempos de crisis sanitaria”, acota Manuel Suazo, presidente de la CChC Coyhaique.

La inversión en el nuevo establecimien-to, cercana a los $17 mil millones, no solo considera la obra civil, sino también la regularización y expansión de cargos en recursos humanos, la normalización y ad-quisición de mayor equipamiento clínico e industrial, además de la incorporación de tecnologías informáticas y de comunicacio-nes, entre otras adquisiciones.
Según explica el director del Servicio de Salud Aysén, Gabriel Burgos, las nuevas ins-talaciones incorporan tecnologías diagnósti-cas y de telemedicina, un avance que aporta-rá a descongestionar al centro de derivación que tiene este establecimiento, que corres-ponde al Hospital Regional de Coyhaique.

“Su apertura traerá muchos beneficios para la comunidad, que verá potenciado el enfoque en salud familiar y enriquecido su rol comunitario, mejorará las condicio-nes de atención de urgencia, los recintos de hospitalización, los servicios de apoyo diagnóstico y terapéutico y el pabellón de urgencia con lo último en normativa y equi-pamiento”, dice Gabriel Burgos.

TIPOLOGÍA PEINETA

El nuevo Hospital de Cochrane terminó de construirse en mayo de 2019, pero aún no puede abrir sus puertas. Cuando el re-cinto se encontraba en la etapa de recepción final de obras, se detectó una deficiencia en el sistema de climatización en relación a los caudales de inyección y extracción de aire.
La empresa encargada de su construc-ción, Besalco, debió hacer ajustes y adquisi-ciones para resolver este inconveniente. “La constructora ya realizó la compra de estos equipos y estamos a la espera de su llegada a la obra para febrero”, apunta Burgos. De esta manera, las autoridades regionales de Salud esperan que el hospital entre en fun-cionamiento en agosto de este año.

 

ESTA OBRA ES TAMBIÉN

reconocible por su ambientación interior, que hace un guiño a la geografía del lugar,

como los campos del hielo y el río Baker, dándole al inmueble identidad y sentido de pertenencia.

 

La edificación se despliega en una manzana completa de 10.000 m2 de terre-no. La nueva infraestructura se extiende en 5.116 m², casi cuatro veces más que el antiguo centro asistencial. Estos se distribuyen en un edificio hospitalario de un piso, compuesto por siete volúmenes que se conectan por pasillos diferenciados para el personal de salud y el público.
“El edificio de un piso se diseñó en ti-pología de ‘Peineta’, que consiste en un par de circulaciones principales, una de uso público y libre, y otra privada y controlada que contiene la mayor parte del programa funcional”, describe Jaime Sáez, socio de SWARQ, oficina que diseñó esta obra.

“La altura interior del edificio (suelo a cielo falso) es de 2,70 metros en los recin-tos de atención, mientras que en las salas de espera supera los tres metros”, señala el di-rector del Servicio de Salud Aysén. Además, el recinto dispone de patios interiores, espa-cios técnicos para albergar el equipamien-to industrial, servicios generales y cinco viviendas de dos niveles para funcionarios, con acceso independiente.

Respecto de su capacidad, el inmueble cuenta con siete camas clínicas, Servicio de Urgencia con un pabellón quirúrgico, dos box dentales, 10 box clínicos de atención ambulatoria, servicios de Laboratorio Clíni-co, Imagenología, Farmacia, Esterilización, Telemedicina y servicio de Rehabilitación Comunitaria. Se suman también los Servicios Administrativos como Recursos Humanos y Finanzas, y Servicios Generales, como Ali-mentación, Aseo y Lavandería, entre otros.

IDENTIDAD PATAGONA

Debido a su emplazamiento en la Pa-tagonia y al complejo acceso a Cochrane, el nuevo hospital fue diseñado de manera simple y práctica. “Es casi como un mueble que te llega en una caja y lo armas y ensam-blas con la ayuda de un manual. Esto permite, además, una construcción eficiente y amigable con el medioambiente. Mientras más rápido se construye una obra mejor es su resultado medioambiental”, dice Jaime Sáez sobre el proyecto que fue edificado mediante construcción modular.

Además de su tonalidad exterior rojine-gra, esta obra es también reconocible por su ambientación interior, que hace un guiño a la geografía del lugar, como los campos de hielo y el río Baker, dándole al inmueble identidad y sentido de pertenencia.

“Su pavimento de linóleo, lleva formas y colores que buscan asemejarse a hielos que flotan en el agua, trayendo así al interior la geografía y el paisaje que podemos encon-trar en su entorno natural”, comenta Sáez. Así también, la señalética y luminaria arti-ficial es representada con canoas y remos de colores enmarcan la numeración en los boxes de atención.

Un desafío constructivo mayor en una zona como Aysén, con inviernos muy fríos y prolongados, es lograr el confort térmico y la eficiencia energética de la obra. El diseño del Hospital de Cochrane se resolvió con un innovador sistema pasivo de calefacción, que aprovecha el calor del sol para comple-mentar el sistema de climatización. “Este es el primer hospital en Chile que incorpora un sistema pasivo llamado ‘muro trombe,’ que aporta calor para la ambientación en ‘medias temporadas’. Por eso, su fachada norte es completamente negra”, apunta el arquitecto de SWARQ.

“El muro trombe funciona con una cá-mara de aire que se calienta con el sol y lo entrega climatizado a las salas de espera del establecimiento. Estas fueron ubica-das todas hacia el norte, complementando los sistemas mecánicos incorporados y, en consecuencia, exigiéndolos menos. Aquello se traduce en un ahorro de recursos energé-ticos y económicos en favor de la eficiencia del hospital”, agrega Sáez

 

FICHA TÉCNICA


NOMBRE PROYECTO: Reposición Hospital de Cochrane.
UBICACIÓN: Comuna de Cochrane, Provincia de Capitán Prat, Región de Aysén.
MANDANTE: Servicio de Salud Aysén. INVERSIÓN: $16.657.002.036 CONSTRUCCIÓN: Besalco.
DISEÑO Y ARQUITECTURA: South West Arquitectura (SWARQ).
SUPERFICIE CONSTRUIDA: 5.116 m2. SUPERFICIE TERRENO: 10.000 m2.
INICIO Y TÉRMINO DE CONSTRUCCIÓN: 27-07-2016 / 29-05-2019.
FECHA ESTIMADA DE APERTURA: 15-08-2021.

Tags: Chile, HOSPITAL, obra, Patagonia Categories: Grandes Obras
Related Posts